yo puta: hablan las prostitutas numeros de prostitutas

Pero había una complicidad muy curiosa, muy muy curiosa; él se acostaba con otras chicas, pero yo tenía una relación con él, de mucha amistad, incluso me propuso ayudarme en un momento dado y le dije que no: Sí, claro; siempre han estado debajo de la cama, antes de que yo existiera ríe. Me lo han dicho también. A mí me prohibían hablar en otro idioma que no fuera el castellano, salvo cuando estaba a solas con el cliente: Cuando había alguna conversación sospechosa nos convocaban.

Todo eso es falso. En la agencia el dueño nos utiliza y eso es reciproco. Al final estaba tan borracho que no pasó nada. Pero el político no quiso… C: No; porque estaba cuidando su imagen. Aunque no sabía de qué iba el tema, creo que fue prudente; borracho, pero prudente. Es una pena porque hubiese sido una buena historia por el nombre del personaje ríe. En todas las casas que visité, menos en una, son horrorosas.

Creo que sí, incluso para proteger nuestro trabajo. Si, pero es necesario que tengan clase. La echaron pero no por eso: Hay mucha gente que va allí y cree que va a ganar mucho dinero al mes. No; ciento cincuenta mil al mes de día y doscientas mil como encargada de noche, no tienen participación. Me produjo frustración Mar, prostituta de nivel que había aceptado hablar conmigo y al final decidió evaporarse: Ejerce la prostitución por venganza: Mar empezó con diecisiete años.

Ya se ha comprado tres pisos en sitios exclusivos de Barcelona. O sea que el rencor le reporta grandes beneficios.

Quince minutos en cada uno, esa noche hizo ocho shows. Su belleza es tan rara como el misterio. Mar muy dulcemente me dice al final que no, que le caigo bien pero que no quiere contarme su vida. Me había hecho mucha ilusión escucharla: Seguramente su historia habría sido interesante.

De las mujeres de la calle he conocido sus problemas: Ambos se respetan o se ignoran mutuamente. Se acercan a las mujeres, ajustan el precio en voz baja y si llegan a un acuerdo se dirigen a una pensión cercana, que ya desde la calle despide un tufo infernal, a coliflor podrida y alcantarilla de aguas estancadas. Un hedor mezclado con otros, resume el olor de la putrefacción. Me acerco a una joven delgadísima, de pelo rubio y largo, con los ojos perdidos en el estupor de ese planeta llamado drogadicción.

Ni su laxitud, ni su estupor, le impiden echarme con cajas destempladas. Comienzo a desesperar pero no cejo en el empeño de conseguir testimonios de primera mano. Me aproximo a Pepa, la mayor de todas, que lleva el pelo oxigenado y cardado como una montaña y que me sugiere la mejor forma de abrir sus bocas: No me parece una cifra excesiva para el trabajo que desempeña, sino una revelación: Sentadas al aire libre comenzó su relato. Habíamos acordado un francés y él ya había soltado las perras.

Cuando ya había terminado se cerró los pantalones y con cara de fiera sacó un cuchillo de carnicero de la chaqueta y me empezó a insultar: En eso entró el Manuel, el dueño de la pensión, con su mujer y dos clientes, pero él ya me había arrinconado y me quería pinchar, tiraba a la garganta, yo esquivaba el cuchillo con las manos y me corté los dedos, mientras los cuatro que vinieron en mi ayuda lo redujeron y lo sacaron a la calle.

Después de que me curasen en el hospital, dije que me había cortado mientras preparaba la comida, volví a la calle con miedo. Nunca han descubierto al asesino.

Las tenía escondidas en el sostén… ríe. Las veleidades del destino: Ella tiene los ojos azules como el cielo de Fulpmes, capaces de reflejar toda la belleza y el horror de este mundo; es terrible pensar que esa mirada se encuentre perdida en la nebulosa del polvo blanco. Es de una dulzura sobrecogedora, o tal vez confundo a esta con la falta de energía que le provoca la droga. Y que esté al alcance de todos, de cualquiera. Siento tanto afecto, tanta ternura por ella, que quisiera poseer el don que me permitiese cambiar su destino.

De niña soñaba con ser médico como mi padre, pero ni siquiera pude llegar a la universidad. Empecé a fumar porros a los catorce años, con compañeros de colegio, después probé la cocaína y a los quince años ya estaba enganchada a la heroína.

Cuando mis padres se dieron cuenta ambos trabajaban; mi padre en una clínica y mi madre como gerente de un hotel que posee su familia en Fulpmes me llevaron a un centro de desintoxicación. Volví a casa curada y empecé otra vez la vida sencilla en el pueblo. Esquiar me hacía un bien enorme. Pero en el fondo tenía una especie de preocupación, una luz de alerta hacia un peligro latente.

Dejé los estudios, con el consentimiento de mi familia, que veía en ellos una amenaza. El control de mis padres sobre mí se hizo insoportable. Las relaciones se fueron deteriorando, yo era muy infeliz y sentía nostalgia de ese estado de euforia que te da la cocaína y esa laxitud que te produce la heroína. Sucedió antes de Navidades. Mi madre, que no me dejaba ni a sol ni a sombra, tenía el hotel lleno de gente y faltaban dos empleados, por lo tanto me dejó marchar sola, con el dinero justo para el tren.

Me encontré con un camello que conocía, me ofreció una dosis: Respondió que no había problema, que con lo guapa que era podía por una vez regalarme una dosis. Subimos a una pensión que alquilaba habitaciones por hora y fue esa la primera vez que lo hice.

La primera vez que lo hiciste por droga… B: La primera vez en absoluto. Y lloré mucho por eso. Pero ese hombre no tenía ni dientes y su piel tenía un olor dulzón, como de falta de higiene. Cuando me vi, tan joven con la piel blanca, al lado de ese cuerpo devastado y seboso, me puse a llorar. Después, con la heroína que entraba en mis venas, mi cuerpo se relajó y hasta sentí placer cuando me penetró. Era físicamente inmundo, pero me gustó.

En los tres años que siguieron, tres veces estuve en el centro intentando desengancharme, lo conseguía pero duraba poco. El dinero para picarme lo encontraba con clientes que ese hombre me proporcionaba o que yo atraía en los alrededores de la estación. Pero me detuvieron y me mandaron a un instituto; allí me desenganché, fue durísimo, pero vine a España y me volví a meter. Que les hagas el amor con la boca o sexo anal. El francés sí lo hago; si no lo haces, no trabajas.

Es solo mi trabajo y basta; después voy a la pensión y allí estoy sola y tranquila. He visto en la tele que la Comunidad de Madrid distribuye metadona. Volver a mi país, pero no tengo dónde ir ya que mi familia no quiere saber nada de mí. Me despido de ella con un beso. Se marcha a seguir su trabajo en la Casa de Campo.

Podría haber trabajado como campesina en alguna película del director italiano, pero no, su destino ha sido otro: Un hombre que pasa junto a ella le dice: Tengo 45 años y siete hijos. La respuesta me deja alelada porque refleja un gran respeto por la vida. Hay de todo, buenos y malos.

El caso es que el que sale putero viene. Las africanas por un talego hacen de todo. Pobrecitas, tienen que pagar millones para entrar aquí. Que tienen mucho vicio, nada de chupar y polvo normal: Por eso prefieren a los travestis, que nos han quitado mucho trabajo. Sí, allí la clientela es de clase alta. Bebemos y reímos porque es un día de sol y se merece este homenaje. Sostiene que las prostitutas españolas, a diferencia de las anglosajonas, son maternales.

Este tiempo es inhumano, pienso. Me coloco los guantes, calo el gorro de lana hasta los ojos, le doy dos vueltas a la bufanda alrededor de mi cuello: De vez en cuando guiña un ojo a los hombres que pasan por la acera. Tiene el pelo largo, oscuro y fosco. No sabría calcular su edad. Viste unas mallas, botas y un plumas, todo negro, como la historia que tiene que contar. Al principio rechaza de pleno hablar conmigo. Ambos vienen hacia mí. Me bato como una leona, pero no hay nada que hacer, o con él presente o no hay entrevista.

La elección es obvia. Nos sentamos en un bar y pedimos café. Le dejo mil pesetas y vuelvo a los cinco minutos. Después de tomar el café, él se larga pitando. Enciendo el magnetofón cuando Silvia empieza a hablar. Nací aquí, en Madrid. Tenía trabajo de limpiadora en una casa pero por necesidad económica me tuve que meter en la vida. Al principio se trabajaba bien, ganaba mucho, era joven.

Lo que buscan es una mujer diferente. Se deduce, por lo que comenta Silvia, que la clientela que circula por la calle de la Montera, Ballesta, etc. Muy mala, mi padre abusó de mí. No llegué a denunciarle. Lo que pasa es que mi madre lo vio y no dijo nada. Con 15 años me marché de casa. Yo soy la segunda. Cuando a una mujer le gusta un hombre, este lo sabe. Empezamos a vemos los fines de semana hasta que ya, pues mira, catorce años que llevamos.

Queda en evidencia que Silvia se quita dos años. Si le conociste a los dieciocho y a esa edad dejaste tu trabajo de limpiadora y empezaste a trabajar como… Silencio y una larga pausa. Tenemos nuestros problemas, nuestras regañinas. Es el estrés de lo que hago para vivir. Me gustaría que él estuviera trabajando y a él tampoco le gusta que yo esté ahí, que me vaya con un hombre y lo vea. Así que engaño a los hombres. Escogiendo con quien subo, con chicos jóvenes no, con negros tampoco, no es por racismo.

Les digo lo típico, que me ha venido la regla y no les hago nada cuando ya me han pagado. Si me piden que les devuelva el dinero les digo que se lo pidan a mi marido. Cuando subo con ellos muchas veces tengo ganas de rajarlos. No saco una navaja, seria incapaz; pero si puedo quitarles lo que llevan en la cartera sin que se den cuenta, se lo quito. Con un chaval joven puedes tener problemas: Así que evito follones para mí y para mi marido.

Si no quiero subir con alguien, le pido Sí, como barrendero y con contrato, pero solo dos meses en verano. Aquí se hace patente la mentira de Silvia, de que se hace pagar y no cumple con el servicio: En todas partes se cuecen prejuicios. Voy al médico de la Seguridad Social, ahora estoy tomando unas pastillas, pero las asistentes sociales son solo para los niños. No, nada, nos dicen que no la necesitamos, que podemos trabajar. La Comunidad de Madrid nos ha quitado la tutela de los niños.

Sí, por no tener trabajo y porque nos metimos en un piso de San Fermín que no tenía ni agua. Así estuvimos dos años. Mi marido y yo nos íbamos a vender melones por los pueblos de Madrid. La Comunidad de Madrid se enteró de las condiciones del piso y nos dijeron que si no metíamos a los niños en un colegio interno, nos quitaban la tutela definitivamente.

Así que preferí eso antes de que me los quitasen, pero es muy doloroso. Solo estoy con ellos los fines de semana. Ocho y seis años, son muy chiquititos… Yo vivo aquí cerca.

Silvia habita en una calle en el centro de Madrid. Es un estudio con cocina y baño propios. Me cuesta tres mil pesetas diarias. Claro que luego tienes que comer y pagar el gas y como un día no pagues el alquiler, te echan a la calle. Yo estoy con mi marido porque le quiero y quiero que vea que yo no estoy ahí por gusto, ni por despreciarlo a él, quiero que vea que solo me interesan los hombres por el dinero que traigan.

Y sales de ahí harta, llega un momento en que lo aborreces, luego llegas a casa y no te apetece nada… I: Te lo digo a ti, pero mi marido es un hombre y hay cosas que no entiende. Pero ahí estamos los dos, al pie del cañón, luchando y aguantando.

Soy la primera que si me sale un trabajo para limpiar en una casa, lo dejo. Soy la primera que me quiero quitar de ahí. No soy muy amistosa; soy abierta si la persona me cae bien. Me acuerdo de que hace muchos años una decía: Me volví y le dije: La gente no se iría conmigo. Buscaba eso, que no trabaje y así trabaja ella. Aquí la que te puede pisar, te pisa. Nunca he tomado drogas. Normalmente siempre son los mismos, las mismas caras.

Algunos dicen que para qué van a subir conmigo, para que les diga que estoy con la regla y no les haga nada. Con 18 años subía con todo el mundo, algunos me trataban muy mal. Una vez me enganchó uno del cuello y no me soltaba.

Pensé que me mataba. Huí de la habitación gritando y me ayudó una mujer, si no es por ella me estrangula. Me dejó todo el cuello marcado.

Al día siguiente mi marido me preguntó quién me lo había hecho. No se lo dije, pero en cuanto me vio mirar a ese hombre, supo quién había sido y fue a por él. Le dio pero bien. A mí el desgraciado me cogió del cuello, pero él se llevó lo suyo. A veces me pregunta: Yo lo paso mal pero él también, porque gracias a Dios mi marido ni me chulea ni me levanta la mano. Si no hago nada no me obliga, solo se preocupa, dice: Para nada, por mí como si se muere.

A mí ese hombre me desgració la vida y a lo mejor en parte es por eso por lo que estoy aquí. Me marcó para siempre; para mí, mi padre ha muerto. Como perros, me han visto tirada en un portal con 16 años, y me han dejado como un perro.

Eso me lo han hecho todos, mi marido lo sabe porque se lo he contado. O ir con mis hijos a pedirles un favor y no me han abierto ni la puerta. Eso también lo tengo aquí metido. La vida que llevas te hace ser como eres. Mala no soy, tengo mis defectos, pero llega un momento en que por la vida que llevo, ni tengo ganas de hablar contigo, ni con la otra, ni con nadie.

Llego a casa y si estoy sola, acabo loca y si no acabo loca me meto con mi marido o si no le pongo verde. Luego me dice que qué culpa tiene él, que qué me ha hecho. La verdad es que también aguanta él lo suyo. Si encuentra un trabajo es el primero que me quita, pero por desgracia es muy difícil. Yo tengo que pagar un alquiler, si no me echan a la calle. Mira, yo creo que no tengo cara ni de sospechosa ni de drogadicta, algo de presencia debo de tener.

O para cuidar niños, que a veces hasta los maltratan. Una asistenta tiene que tener veinte mil cosas. Hasta para fregar un vaso tienes que tener informes.

Lo sé porque me ha pasado: Mi marido me lo ha dicho: Si, que estoy harta y lo quiero dejar, harta. Como muy tarde, a las nueve y media, horario de oficinas total. Con el pasar de los meses observo las oscilaciones enormes de su peso, juraría que hay momentos en que baja hasta quince kilos y otros en que los recupera.

Hubo un período en que dejé de verla, faltó de su esquina unos tres meses: En el momento actual, el sarcoma de Kaposi es evidente en su rostro, pero ella no me dice que tiene el sida y yo tampoco lo menciono. Desde entonces, en cuanto me ve me llama para pedirme dinero: Me arrepiento enseguida de haberlo hecho, me pica la cara y me siento contagiada de sida. Quisiera saber algo de tu infancia.

Ella me sacó adelante no solo a mí sino a mis dos hermanos mayores. Somos seis, mi abuela era la portera del edificio y tenía lo que antiguamente se llamaba el chiscón, que es donde estaba la portería, recogía cartas y tal y tenía la vivienda dentro. Mi madre vivía arriba en una buhardilla, era una habitación que lo incluía todo: Pero fue mi abuela quien a mis hermanos mayores y a mí nos dio los muchos o pocos estudios que tengamos y nos sacó adelante a los tres. Para tí fue como una madre… E: Hizo de abuela, de madre, de amiga, de todo.

Mi madre murió cuando nació mi hijo el mayor. Mi hijo nació el 20 de septiembre y mi madre murió en octubre. Me marché de casa porque conocí a un chico y nos hicimos novios, se puede decir. Le dije que no, que no me quitaba el niño. Me contestó que bueno, que eligiera: Le dije que me quedaba con mi hijo.

Él se marchó y me quedé con mi hijo, claro. Casi todas las chicas han empezado así: Si de verdad seremos al final de la vida juzgados, para estas mujeres no puede existir otra cosa que el Paraíso. Antes de que te pisen tienes que pisar y seguir adelante.

Entonces tuviste que arreglarte sola y con el pequeño. Sí, me ayudaron unos vecinos; él era de Falange y por las amistades que tenían me ayudaron a poner al niño en un colegio, en el Instituto General de Previsión, como se llamaba antiguamente.

Yo podría trabajar y lo que no quería era dejarlo por ahí. Lo metieron en un colegio y empecé a buscarme la vida. No, tres o cuatro, siempre los mismos; en bares y cosas así, pero siempre por la noche, cuando estaba cerrado, no íbamos a hacerlo cuando había gente, ni muchísimo menos. No, porque cuando nos cogieron por el accidente era la primera vez que pasaba y yo no tenía antecedentes ni nada de nada… I: Sí, me dio un miedo horrible.

Yo tuve una relación; conocí a un chico, empezamos a vivir juntos y nacieron los dos niños. No tienes suerte en el amor. Lo conocí con 19 años. Cuando él se buscaba la vida no, pero sí, trabajaba. Pues no, pero te das cuenta tarde, cuando ya has pasado sola un montón de… I: Hoy por ejemplo no me acosté. La gente no sale, se queda en casa.

Bien no ha ido para ninguna de nosotras; he trabajado muy poco. Me han dicho que se trabaja mejor en la Casa de Campo. Sí, como no tengan el cerrojo echado, abren la puerta y se meten dentro, algo increíble, increíble. Me imagino que sí. Sí, pasé cuando estaba enganchada a la droga. Sí, gracias a Dios, si. Es difícil darte cuenta cuando entras: Los porros no cuestan tanto o el hachís; la coca sí, la heroína también. Te da por reírte, te da por comer, no es para nada violento.

Te pregunto por la prostitución. Es muy complejo, tienen unos talleres en donde te pagan unas Luego si te dan el IMI son No; te piden nómina.

Si necesitas un piso no te lo dan; si no es una pensión, a ver qué hago. Me arriesgo con la pregunta del millón y entro de lleno en el territorio de las arenas movedizas. Todo es peligroso, cualquier trabajo. Al albañil le falla un andamio y se cae. Sin que yo aluda para nada a su problema, entramos en el territorio comanche de su mal.

Hoy en día es el sida. En un momento dado lo que intentaban evitar coger ya lo tienen, les da lo mismo. A muchísima, aparte de la que ya hayan infectado. Yo estaba trabajando en un club y tenía una amiga que estaba con un chavalito y el chaval me dijo que por qué no lo hacía en la calle en vez de en el club. En un club es prostitución igual: Pues bueno, por intentar… pero me daba mucha vergüenza, era un trabajo muy diferente al otro, no era lo mismo que estar en un club.

Sí, no es lo mismo que estar en la calle, no sé. El primer cliente me lo dijo: No, no quiso hacer nada. Es que es muy difícil, no lo ves como… no lo ves como un hombre; a ver si me explico: Piensa en un camarero que pone una caña: Hay de todo, la verdad Isabel, es que hay de todo.

La mayoría se cree que por el mero hecho de que te pagan tienen derecho a tratarte de mala manera, a lo burro; pero bueno, gracias a Dios son los menos. Sí, al tocarte, mismamente, te tocan el pecho y te hacen daño. A ellos les da lo mismo, como te pagan… I: Se lavan ellos antes. Te lo pregunto porque en la prostitución de lujo E: Te digo una cosa: No hay quien los aguante.

Es dificilísimo ser cariñosa con una persona así, que no conoces de nada. Algunos sí son agradables: La prueba de que Elisa sigue enganchada es que, no obstante yo haya hecho preparar una comida muy buena, habiéndole preguntado el día antes sus platos preferidos, apenas prueba bocado.

No comes casi… E: No quiero nada, gracias. No soy persona de estar con uno y con otro; le he querido mucho y aunque no esté con él le sigo queriendo muchísimo.

No, no creo, es muy difícil. Entonces, bueno, corramos un tupido velo. No, hace muchísimo que no estoy con él. Sí, los dos pequeños. Cada uno por su lado. Pero le sigues queriendo… E: Yo siempre digo, Isabel, que cuando tiene que mandar la cabeza manda el corazón y cuando tiene que mandar el corazón manda la cabeza; es la controversia, justamente lo contrario; ahí no puedes mandar.

Ver a Elisa tan hundida en su amor desgraciado me deja sin palabras y le hago la pregunta típica de cuando ya no tienes nada que decir. Jovencita pero muy tranquila, estaba ejerciendo ya la prostitución pero vamos… I: No le gustaba pero bueno, como se suele decir, a todo se acostumbra uno. Sé que es una tontería preguntarle esto, que es evidente, pero quiero confirmación de que ciertas situaciones se dan sobre todo en la miseria.

La miseria que pudre todo, que rebaja, que emponzoña la vida de los seres ya debilitados por la falta de oportunidades, y de preparación, por la ausencia de futuro.

Sí, era de un pueblo de Zamora; un pueblo muy bonito. Al lado de Sanabria. Elisa se pierde en sus recuerdos de un pasado algo mejor que este presente y sus ojos empiezan a nublarse. Perdóname, Elisa, no es por ensañarme contigo, pero veo como un problema muy grave, muy nocivo para un niño, el que su madre esté enganchada a la droga. Elisa expresa su desacuerdo conmigo, con dulzura. Se creen que porque una mujer esté enganchada no puede atender a un niño; yo he atendido a mis hijos igual.

Pero pierdes los nervios, reconócelo. No, yo a mis hijos nunca les he puesto la mano encima. Te puedo jurar que a mi hijo el mayor -estuve con él hace tres o cuatro días- en la vida le he puesto la mano encima. Mi hijo el mayor solo tenía que mirarme y ya sabía lo que le quería decir. A lo mejor porque yo me he llevado muchos palos, por mi abuela, que era como todas las abuelas: Es verdad; me he llevado tantos guarrapazos que he intentado que a mis hijos no les sucediera.

Nunca les he puesto la mano encima. Te los quitaron directamente. Sí sus ojos se nublan. Hasta los 18, el mediano va a hacer Comienza a temblar con todo el cuerpo como si le estuviera por dar un sincope.

Solloza abiertamente y no contesta; después de una pausa eterna rota por sus sollozos, habla. Se dedican a… destrozarnos. Porque os quitan la esperanza. Escucha, si quieres verlos… E: No, porque mis hijos en cuanto me vieran me imagino que… Mis hijos me conocen. No se han parado nunca a pensar los problemas que podemos tener cada una de nosotras. Si fuera yo, las dejaba veinticuatro horas, Isabel, solo veinticuatro horas en la esquina donde yo estoy; yo me juego la vida a que no aguantaban ni una hora cuando vieran el desprecio con que las miraría la gente.

Las miradas de la gente. Y cosas mucho peores. Sobre todo los jóvenes que pasan. Irrespetuosos y no sé, te miran de muy mala manera, se ríen de ti, te insultan: Somos personas llorando , no somos animales. Escondida en un armario cerrado con llave. Por eso muchas tienen chulo, se saben aprovechar esos hijos de puta, saben que estamos faltas de cariño. Al principio te dan cariño, te tratan muy bien y luego te dan el hachazo.

Cuando saben que te has encoñado y que los quieres, se les acabó la mentira de cierta manera. Es cuando te dan el hachazo. Me piden de todo, no hay una cosa fija, supongo; el francés o el griego no lo hago, ni francés ni griego.

No lo hago ni con goma, me da muchísimo asco. Me da muchísimo asco, lo piden mucho los clientes pero me da muchísimo asco, no lo puedo remediar; solo de pensarlo… I: No hay un baremo.

Desde cuando estaba enganchada. A amigas, a compañeras, entre nosotras; yo a un cliente nunca le he dicho qué me pongo. Hay otras compañeras que sí se lo dicen; yo con la aguja nunca, siempre me lo fumé. La heroína que es lo que te engancha, la cocaína no te engancha; con la cocaína tienes vicio: Te levantas con mono.

Por eso es genial lo que hace esta señora, dar clases sobre todo de como valorarse ejerciendo este oficio, me parece genial. El problema que comentas se encuentra no en el exterior pues tu debes saber por tu sufrimiento ya como es el mundo y los hombres. Es mas bien un problema de conciencia. Una necesidad de independencia yde liberacion ante un trabajo en realidad tan bueno como cualquier otro.

Regulate en la SS y tendras el apoyo del estado. Supongo que eres española. Las leyes españolas consideran a la puta como una trabajadora del sexo.

Y puedes regularizarte como autonoma. Busca apoyo en sidicatos de prostitutas. El unico error que comete una prostituta o el unico pecado es creer que solo tiene una pareja. Pues la realidad es que cada cliente que le hace el amor es su pareja real. Las putas en las culturas orientales e incluso europeas antiguas estaban excelentemente valoradas. Aunque tambien es cierto que en la antigua Roma una prostituta valia menos que una barra de pan.

Yo soy putero por necesidad pues estoy enfermo y ninguna mujer en 33 años se ha acercado a mi salvo para aprovechando su pseudobelleza virginal robarme. Pero obtuve consuelo de las putas. Y cada puta que me follo la amo. Hay muchos hombres que son como el mundo. Y el mundo no es bueno.

Luego despierta tu inteligencia. Y si no sabes que hacer aprende o delega. Actualmente desde el punto de vista legal es un negocio como cualquier otro. Muchos comentan que es algo malo, muy malo que no se debe permitir pero si realizan formalmente esa prohibición deberían de donar bastante dinero para quienes se ven en la necesidad y en el poder de meterse al mundo de la prostitucion.

Hola este blog esta muy interesante y la verdad esto siempre m a gustado a veces creo que naci para ser prostituta soy ecuatoriana tengo nacionalidad española y mi situacion esta muy dificil k creo tendre que prostituirme para dar d comer a mis dos niños…. Yo ya voy por el cuarto o quinto cliente del día, ya ni recuerdo la cara del primero… hay días que vienen puros tipos normales, ninguno me gusta… Lo que me gustaba de ser prostituta es que viniesen tipos que a mi me gustan, no hace falta que sean DAREK porque en España no existen hombres así tampoco.

Pero la mayoría son aburridos… el típico repertorio… beeesammme beeesammeee, luego caricias, chupar y follar… yo creo que pagan porque no tienen hobbies ni inquietudes en la vida. Flipo con los hombres, tienen 50 años y quieren seguir follando y encima con chicas de 20? Es un poco pederasta eso, mi padre tiene esa edad. Hay mucha gente fea en España, o viejos, o feos o normalitos, o gorditos… guapos hay pocos…lo que se en la calle por lo menos.

En cambio cuando vas a una zona de extranjeros europeos ahí si se nota la diferencia… esos portes, esos cuerpos, caras, pieles, hombres y mujeres hermosos… me lo montaba con todos claro si me pagan…. En el invierno me iré a hacer plaza a otros países ya estoy aburrida de los hombres de aquí… yo imaginaba al hombre español como un andaluz… pero atractivo no sé, alto, moreno, con un cuerpo masculino… no con esas panzas de dejadez que tienen algunos….

Lo hago por el dinero porque si fuera por placer atendería un cliente cada mes jaja, el resto es para matarlos…. Yo ya no concibo la idea de follar gratis, no lo hago nunca. Ya que como pareja no sirven, mejor cobrarles a todos… y al que me gusta le haré de todo…. A los feos ni un beso les doy, se las chupo con goma a todos, porque ellos no se cuidan… me chupan todo mi cuerpo sin protección… no saben si tengo fluidos infectados.

Al feo que me viene ahora que quiere una hora le diré que mejor media hora… porque no puedo estar una hora entera con un viejo feo… ni loca, por mi salud mental no…. Esos que van de guapos y piden rebaja, los mando a la mierda, porque a pesar de que me gustara tener sexo con ellos, me contactan por la prostituta que vieron… no por un anuncios de badoo. Tengo una discapacidad psíquica y físcia, pero no tengo problema para aprender y ser puta.

Sino no lo haría. En espera de una respueta a mi email. Me ha resultado un artículo muy interesante, desde luego un trabajo en alza en tiempos de crisis.. Yo quiero ser prostituta y tengo que ser para mantener a mi familia no estoy casada no tengo novio solo tengo 16 años tengo un hijo de tres años cuando mi madre se enteró que me embarace a los 13 me hecho de la casa pero arriendo una casa no tengo dinero apenas me alcansa para las cosa de mi hijo …..

Pero e preguntado en varias partes si puedo trabajar como prostituta pero todos me dicen que no puedo por que todavía no tengo la edad adecuada …. Extraño mucho a mi hermana poreso. Siempre en todos mis perfiles tengo la foto de ella ….

Hola buenos dias yo quisiera saber como puedo hacer este trabajo creo que el problema es no saber vender el producto, el tema de responder el teléfono porque la verdad sin mentira recibo 20 o mas llamadas al día y llevo 5 dias en el sitio y no vienen nadie, es preocupante y yo contesto normal el teléfono, en otro sitio dpnde estuve tapoco habia mucha historia para que vegan la gente y la verdad trabajaba muy bien, sigorespodiendo de ña misma manera quisiera que digas si el problema donde hay.

Hola mi nombre es Paola.. Soy mama de dos pequeñas y no tengo para darles de comer.. Ya debo el alquiler y los servicios y hoy no tengo nada para darles de comer a mis hijas…. Me llamo fany tengo 33 años y necesito dinero de manera urgente por favor si alguien me puede ayudar a encontrar contacto seré muy amable gracias.

Tiene que gustarme la otra persona, si no, imposible y la mayoría suelen ser tipos dejados, viejos, gordos o feos. Yo siento placer con alguien que me gusta y con alguien que te paga y no conoces de nada, si no hay atracción enseguida, complicado.

Aparte en España los clientes son muy pesados, ni bien llegan ya se acercan a darte besos en la boca y para mi esto es chupar, follar y NEXT.

La mayoría busca afecto, besos, caricias, ni se mueven de la cama, otros si van a lo que van y son los mejores. Porque no te cargan psicológicamente. Otros van con pretensiones, pagan poco exigen y exigen. Yo les dejo claro, si pagas el mínimo de media hora no te pongas a exigir. Veo que o son de clase baja o no quieren pagar no sé, ellos mismos y las putas baratas han devaluado esta actividad.

Yo les explico que me cuido porque te puedes infectar gonorrea, sífilis, hongos, etc y ellos que no, que no pasa nada. Te insisten, y les tengo que decir que no me jodan ,yo trabajo así, si quieren chicas que no se cuiden que se busquen otra. Aparte son muy guarros te lamen el culo te meten un dedo se lo chupa, no sé, no saben diferenciar una prostituta de lo que es su pareja, porque el 90 por ciento tiene pareja.

Llegué a atender incluso al novio de una amiga, no sabía que eran novios hasta que ella me enseñó por casualidad una foto. Algunos de los baratos se pasan del tiempo y no se van, no se quieren ir, te levantas, te vistes y ellos siguen ahí, me dan asco.

Ahí como idiotas tocandose el nabo… llegan a un nivel de patetismo increíble algunos hombres. Hay otros que sin ser atractivos son muy tranquilos, suelen ser el 10 por ciento en España y el 90 por ciento en Europa.

Se van con una sonrisa, te agradecen y no te pasan su energía negativa. Ni terminas cargada al final del día. Y la verdad que revolcarse con gente fea es malo para la mente, si dijeran que son todos Brad Pitt bueno todavía… pero son la mayoría feos.

Me encanta que disfrute la otra persona mas que yo pues eso me hace disfrutar. Hola vivo en el sur de Tenerife en Arona y desde siempre me ha encantado el sexo, me gustaria iniciarme ya que estoy pagando una hipoteca y necesito el dinero.

Una cosa es gustarle el sexo mucho y otra cosa querer entrar en la prostitución. Si te gusta el sexo, es porque has tenido varias experiencias en diferentes circunstancias, las cuales es muy agradable y satisfactorias, pero si es tu deseo, intenta en un sitio reservado, si te sientes a gusto, sigues, pero primero inténtalo sin comprometerte. Vi tu aviso y supongo que eres mayor de edad, eso espero, así como espero estés completamente segura de ejercer esto. Quiero ejercer la prostitución por problemas económicos.

Alguien me puede ayudar o decidme como empezar p que cursos hacer? Exitos y que lo disfrutes! Hola toda aqui desde chile santiago. Qquiero tener sexo con tigo quiero hacer todocontigi soy hobre dispuesto a todo con las chicas de toda edad.

Algo interesante… me gustaría tener una charla vía correo con alguien que tenga experiencia si es mujer mucho mejor. Me gustaría corresponderte, la pregunta es cómo? Besos y espero respuesta! Es de platicar, pasar buenos ratos alegres, baliar etc, hay que saber trabajar y dejar un buen sabor de boca a todos.

Veo que te gusta de verdad esto! Se aprende mucho y se pasan variedad de experiencias! Hola quiero ser una puta pero no se como vivo muy lejos osea en chile en un pueblo llamado san vicente de tagua tagua… Doy mi wsp: Quiero iniciarme en este mundo d la prostitucion.

Y necesito el dinero. Necesito saber como iniciarme como conseguir clientes. Lo siento pero pocas veces he visto un copia y pega tan descarado.

Hola estoy interesada en esto porque me encanta el sexo si alguien quiere estodispuesta a quien sea. Tengo hijos y muchos gastos. No me veo haciendo eso.

Pero para sacarlos adelante y tener un piso adecuado, me lo estoy planteando. Hola me fue mal en las pruebas para ingresar a la Universidad y quisiera trabajar en forma independiente en Barcelona, te cuento sobre mi mi nombre es Stefania Bertesinni tengo 18 años cumplidos el 2 de Mayo recien pasado, tengo estudios completos del colegio idiomas Españos e Italiano perfecto ya que mi padre es italia y mi madre es de Chle al igual que yo, Estatura 1,71 peso 58 kilos ojos azules, cabello largo negro azabache.

Hola xico metros,cuerpo Atlético,no tengo tabus en el sexo siempre i cuando sea con mujeres. La subida de las tasas universitarias y la crisis han generado un nuevo perfil de escort: Los encuentros y salidas que pueden realizar durante la semana no les resta demasiado tiempo para continuar con sus estudios, compaginando ambas actividades. Muchas de ellas no son nacidas en la misma ciudad donde estudian y a la vez ejercen como escorts; una ventaja para llevar esa doble vida tan propia de las escorts.

Chicas jóvenes, educadas y por lo general con educación. Soy putero desde hace años y mis chicas me tratan bien y yo a ellas. Pero si observo en muchas que tienen muy buena voluntad pero no saben complacer bien a su cliente.

Una relacion sexual tambien es una relacion amorosa aunque sea de alquier. Cada cliente es un mundo. No basta con ser simpatica o gemir mucho. Si no sabes pregunta. Las prostitutas mas valoradas del mundo son las gehisas.

Ellas se aducan de por vida para las artes amorosas. Hace falta en esta España inutil algo mas de profesionalidad. Por no hablar de las ladronas. O de las que creen que por ser guapas ya tienen credito ilimitado que son las que mas asco me dan.

En un mundo enfermo de amor ellas son nuestras enfermeras y aunque sea por un precio su mision es sanarnos. Si por el contrario ya NO eres menor de edad, te digo que si se gana si trabajas juiciosa, pero sólo si te gusta el sexo y compartirlo con variedad de personas. Si s te gusta el sexo y compartirlo con variedad de personas, pero piénsalo bien y eso si ya NO eres menor de edad. Ten en cuenta que hay mucha variedad de aplicar dicha profesión. Empieza por los sitios reservados, discretos.

Te deseo buena energía! Si quiera, por lo menos no te sentiste forzada. Tendrías que ponerte a prueba de nuevo. Te deseo lo mejor. Hola tengo 18 años vivo sola y me visto sin trabajo y sin recursos para mantenerme asi que decidido trabajar como prostituta,el peoblema que no se como empezar porque no encuentro sitios donde ir. Si lo haces por física necesidad económica, no te lo recomiendo y si no tienes otra salida, sal de ello, tan pronto como puedas.

Hola soy transexual nunca e trabajado de prostituta pero m lo estoy planteando seria mente solo q no tengo ni idea como es y q hacer ni a q lugares ir lo q si se es q no quiero pararme en una esquina ni tirarme ala calle zoy colombiana y lo ago por necesida y exclusion social pues antes de ser tranx trabaje en varios oficios y de profesión estilista ahora ya con solo mirar mi aspecto no m dan trabajo tengo 35 años y estoy desesperada ayudarme porfabor mil gracias por este espacio Salamanca provincia.

Hola yo española de 21 años recien cumplidos, tube una infancia marcada por la pederastia y el que mis padres se anunciasen como pareja de intercambio y lo hablasen libremente, ademas de familiares en el oficio.

Con 8 años hice mi primer show erotico por MSN, a lo largo de los años he ido pasando por varias cosas, primero eran por internet y venta de vidios y fotos por whatsapp previa transferencia bancaria. Con 17 años me quede embarazada de una pareja y fui obligada a abortar, quede traumatizada y encuanto hice los 18 hice mi primer servicio real por cuenta propia para comprarme un muñeco reborn, me anuncie pidiendo un muñeco y me llego un msj ofreciendo euros por 3 horas, acepte sin pensarmelo dos veces.

Desde entonces, 3 años despues de mi primer servicio, habré hecho mas de de todo tipo y en hoteles, hostales, moteles y tambien en casa propia pero SIEMPRE por mi cuenta sin nunca haberme pasado nada. Gracias a dios estoy fisicamente sana, con pareja estable buscando ser padres. Pero una cosa digo, psicológicamente no estoy bien inestabilidad emocional, bipolaridad, y obsesiva-compulsiva y enganchada a ese trabajo que por casualidades de la vida mi novio conoce que he echo en el pasado al igual que mi familia que tambien lo sabe.

El que quiera meterse en este mundo que bienvenido sea, pero que sepa que psicologicamente es un mundo muy duro. Veo, por lo que narras, que has tenido una vida muy difícil. Que entraste a este mundo presionada por las circunstancias, pasando por traumas que son muy difícil de borrar. Terapias psicológicas, comprensión, afecto y mucho amor de parte del ser que llegue a tu vida o de tus seres queridos.

Mereces que la vida te recompense! Valoren y estén muy seguras. D atte toñito maz naa: Las prostitutas por existir. Digo esto porque mi problema es que me falla la memoria a corto plazo con lo que ya no se puede mentir xd.

Si miento me pillan siempre pq cuando te preguntan x una mentira bufff q digo, pues la verdad y me pillan. Hace falta tener mucha memoria para mentir. Voy a decir algo bonito como pide el encabezado de esta caja, me parecen super bonitos los tulipanes sobre todo si estan en un tanga dibujados o fotografiados xd.

Hola Mi nombre es Selena y quiero decirle que me gusta hacer el amor sexual me gusta y solamente que me gusta que me manden mi cuerpo que me hagan de todo de todo me encanta me gusta cómo lo hacen el 3 y el 4 me gustas me encantas.

Hola me llamo Naina la cual es mi nombre de batalla lo digo quisiera trabajar igual para poder ganar dinero salir de unas deudas que tengo pagarme la universidad, pero no creo que este tipo de trabajo y sueldo aya aca en peru donde se pueda ganar bien como he leido iineas arriba que los jovenes ganan.

Soy una niña de 18 año y no tengo plata para nada nesesiti ese trabajo por favor ayudame no tengo ni tlf. Hola tengo 16 años, he estudiado modelaje tengo permiso de mis padres para viajar y trabajar, tengo experiencia, soy soltera sin hijos, estatura 1,79 cenntimetro, peso 55 kilogramos, ojos celestes todo esta muy bien y natural hermosos senos cabello hasta la cola rubio dorado natural lindas pierna.

Muchas mujeres ingresan por alguna o otra razón , lo difícil es salir de ello… Es una especie de que te envicias por el dinero es como tu droga, conozco muchas chicas que son profesionales, consiguieron lo que anhelaban o encontraron el amor, ellas son capaces de dejar todo por regresar a su trabajo, no se llenan con nada… yo a mi edad siento que apague mis sentimientos, es perturbarte este trabajo, la decisión es de cada mujer y las que aceptan este reto son muy fuertes por fuera pero muy débil por dentro.

Soy latinoamericana bonita y de ascendencia española, he tenido que trabajar dando masajes desnuda para pagar mis estudios en U. No se gana tanto dinero como ganaría si ofreciera sexo, y muchos de mis clientes lo han pedido. Muchas veces me he sentido culpable por el trabajo que hago. En una ocasión permití que un muchacho muy guapo, alto y que olía encantador me besara la vagina.

Me sentí horrible después. A mí lo que me ayuda es que realmente no me gustan los hombres así que nuca les ofrezco sexo. Esta clase de blogs y escritos son muy informativos y necesarios para todos y todas los que trabajamos en el oficio erótico demos sexo o no. Me llamo mel y estoy empezando a trabajar d prostituta soy nueva en esto y la verdad no se como se complase al cliente ni que debo hacer para exitarlos quisiera que me aconsejaran la verdad necesito el trabajo para obtener dinero y recuperar a mi niña.

Sencillamente haz lo posible por hacer bien tu trabajo. Un carpintero trabaja con sus manos. Un ciclista con sus pies. Un cientifico tal vez con su inteligencia. Vosotras empleais todo vuestro cuerpo. Incluso al cliente mas malo conseguiras mas facil calmarlo con amabilidad que con un orgullo absurdo. A los hombres o al menos a mi nos gusta que nos traten como hombres y que no nos mientan. Porque entre otras cosas acudimos a las chicas putas porque las otras nos mienten.

Lo mas hermoso que he gozado nunca de una puta ha sido se su sinceridad. Asi pues aprende de cada hombre incluso anotalo en una libreta llevando un registro.

Te daras cuenta que la prostitución normal es un negocio que surge de necesidades de amor y de afecto y que en ocasiones se desarrolla con violencia. Asi pues cumple con cada cliente lo prometido y el tiempo prometido. Tratalo en cierto modo como te gustaria que te trataran a ti en su lugar.

Pues la mayoria de los puteros tenemos por dinero que tengamos problemas y graves en ocasiones. Asi que se prudente y humilde con cada cliente.

La simpatia y la sonrisa en una mujer aun vieja y fea la multiplica de tal manera que supera la mujer mas hermosa del mundo. Sencillamente se para cada cliente una mujer. Estoy segura de lo que quiero hacer y lo que necesito.

Sólo necesito quién me ayude. Soy una chica de 25 años que en estos momentos de su vida quiere adentrarse en el mundo de la prostitución con total interes. Excelentes aportes, mi curiosidad es porque estoy decidida a iniciar en este medio por muchos problemas económicos y personales. Muy buen artículo, muy completo, gracias por toda la información ofrecida para la gente de nuestro sector. Soy de Ecuador estoy sin empleo tengo un crédito que pagar y un hijo que alimentar y estudiar, quiero ganar dinero de alguna manera sin importar cual sea que debo hacer.

Busco trabajo, soy realmente principiante en este mundo, busco pagar mis estudios, llevar comida a mi casa y atenderme a mi misma. Hola soy beatriz bajita pero con unos ojos negros que quitan de en medio hasta la mas hermosa de las noche.

Me gusta el sexo,soy rubia,tengo 22 años y no quiero trabajar excepto en este trabajo, y soy liberal y guapa. Tengo 19 años y tengo q pagar mi carrera y mis padres no me la pagan a si que me quise poner de prostituta y me da igual que me toquen él culo o las tetas por cierto yo no estoy gorda. Hola quiero aprender un poco de este oficio ya que me urge la necesidad soy madre y padre de 4 niñas y no tengo un buen trabajo como subsistir y de verdad esto me vendría bien pero quisiera saber las reglas y mis derechos gracias.

La vida me ha dado lindos regalos y no me arrepiento de vivir y quiero gozar cada minuto de mi vida. Carla reconoce la existencia de estos placeres y habla de ellos.

Señala la sensación de riesgo, que le excita, el placer de la transgresión y el de sentir poder o dominio sobre los clientes, sobre todo durante la negociación del precio del servicio. Ante esto, a Carla le atemoriza y produce ansiedad pensar en el futuro e insiste en la necesidad de que las prostitutas aprendan a ahorrar para enfrentar su vejez.

Solemos tener, configurar y necesitar una imagen estereotipada de las prostitutas, en virtud de la cual son víctimas de sí mismas, de la sociedad y de los hombres 14 , unas perdedoras, unas desventuradas de quienes compadecerse. Pero esta imagen es eso: De hecho, Carla, como otras prostitutas, no se amolda a ese tópico: Evidentemente he sufrido por las dificultades de la vida, pero como todos. No quiero ser víctima de estos sufrimientos: Para ella la prostitución es un medio para alcanzar y mantener su libertad, su autonomía, su independencia.

Es un medio que le permite eludir el papel tradicional de esposa y madre, así como su dependencia económica con respecto a un varón. Esta falta de amoldamiento al estereotipo conturba a los prejuiciadores. Por otra parte, su realidad y sus posiciones con respecto a la prostitución resultan opuestas y provocadoras con respecto a la concepción que muchas feministas tenían de la prostitución y a sus posicionamientos sobre ésta.

Las feministas tenían de las prostitutas la imagen de unas mujeres excluidas y malhadadas, que se han visto forzadas por las circunstancias a ejercer la vil prostitución, de quienes esperaban que entonasen un mea culpa por vender su cuerpo a los hombres, que se mostrasen arrepentidas por lo que hacían y que quisieran dejar de hacerlo. Pero Carla, Pia y muchas otras prostitutas desbaratan esta imagen: Las feministas no aceptaban esta posición: Elegí hacerlo, nadie me ha obligado, me gusta, quiero seguir haciéndolo porque es un oficio que me va bien Carla ni muestra arrepentimiento por trabajar de puta ni quiere ser redimida por ello.

No se presenta como víctima y el trabajo sexual que desempeña para vivir lo hace porque quiere, en la misma medida o con los mismos condicionamientos en su elección que pueden tener otras muchas personas a la hora de conseguir un trabajo con el que ganarse la vida. El libro de Carla Corso y Sandra Landi escandaliza porque problematiza los estereotipos que discursos de uno u otro tipo, tanto moralistas como feministas, han establecido sobre el mundo de la prostitución.

Carla no nos presenta la historia de una mujer marginal e infeliz, apenada por lo que hace, sino que se presenta como una mujer que ha escogido lo que hace y que, gracias a los recursos que su trabajo le proporciona, vive felizmente, disfruta de la vida.

No quiero concluir el presente texto sin antes disipar tres posibles malentendidos que hubiesen podido suscitarse a tenor de lo dicho hasta aquí. Carla se sabe, de hecho, diferente y, como ella misma recoge en su relato, hay muchos tipos de prostitución 16 recordar esta diversidad es, en parte, una de las intenciones del presente texto. Carla reconoce no ser representativa de cómo son, qué desean y qué hacen muchas prostitutas; se reconoce diferente de las otras prostitutas, quienes también la ven a ella como distinta De hecho, Carla también padece y nos relata los aspectos negativos de su experiencia prostitucional, la violencia sobre todo.

Nos narra sus males, lacras y peligros. Señala que lo peor del ejercicio de la prostitución no es la venta del cuerpo y la supuesta enajenación que ello conllevaría. Otro aspecto especialmente desagradable de la prostitución es el desprecio social con que se trata a las prostitutas. Lo que a éstas les impide relacionarse con cierta normalidad con personas conocidos, amigos, etc.

Son los otros quienes, en gran parte, obliteran a las prostitutas las posibilidades de vínculo social y no ellas mismas. Lo que en parte me ha interesado ha sido mostrar, también en los modos prostitucionales, las capacidades de lucha de las mujeres, mostrarlas como sujetos activos capaces, dentro de sus condicionamientos y posibilidades sociales, de luchar por su libertad.

La vida de Carla es sobre todo la historia de una conquista de libertad y de una negativa a renunciar a lo que se desea y a asumir las renuncias que la asunción de los papeles femeninos heterónomos conllevan.

Libertad que se conquista muchas veces contra las cadenas que, de uno u otro modo, los hombres su padre, sus patronos, los proxenetas, sus clientes, etc. En esta línea, pueden leerse en castellano y resultan asequibles, entre otros: La invasión de los instintos vegetativos y de las bajas pasiones es tal que las facultades superiores terminan embruteciéndose. Confunden lo verdadero con lo falso, lo malo con lo bueno, lo bello con lo monstruoso.

En la prostituta activa no cabe hablar de generosidad en sentido propio, sino de degeneración caracterial. Es pesimista, fatalista, supersticiosa y vive de mitos novelescos alimentados por una imaginación a veces desequilibrada. Entre su padre y su madre existía una relación de amor-odio y de víctima-verdugo.

Ahora, sin embargo, estaba casada con un hombre bien y completamente normal, pero ella no soportaba la vida normal, la cotidianidad digamos. No tenía ninguna necesidad de prostituirse. Se prostituía para salir, para ser libre, para vivir en los hoteles, para vivir al día Follaba gratis sólo con los americanos negros. Iba frecuentemente a las bases militares americanas para conocer gente nueva, para socializar.

Eran mujeres como yo, sólo que hacían otro trabajo. Yo también tenía esa posibilidad:

Yo puta: hablan las prostitutas numeros de prostitutas -

Pagan bien y yo les engaño. Estoy trabajando también en otros proyectos: Comerciar con la propia atracción es algo que hacemos tan cotidianamente que ya no nos damos ni cuenta.

Yo puta: hablan las prostitutas numeros de prostitutas -

Pero en mi caso, la causa principal, lo que me empujó a prostituirme no ha sido sólo el dinero sino fundamentalmente el rechazo a las reglas fijas. Yo lo dejé no porque él me lo exigiese sino para descansar un poquito. Regulate en la SS y tendras el apoyo del estado. Cada apartamento tiene un jacuzzi. Como profanada en algo que ya no se puede recuperar… I: Hasta que un día escuchó en el telediario una noticia relacionada con el sexo de pago. Así estuvimos dos años.

Que te has preguntado en silencio si lo que hacías era ética y moralmente justificable. También sé que defiendes tus acciones y probablemente piensas que me has tratado bien, que fuiste amable, nunca malvado y que no violaste mis límites. Se llama evadir tu responsabilidad. Te engañas pensando que la gente a la que compras no han sido compradas. No han sido forzadas a prostituirse. Tengo muchas experiencias en la prostitución. Me han permitido que te escriba esta carta. Pero es una carta que preferiría no haber escrito.

Pero no hay clientes buenos. Solo aquellos que confirman la visión negativa de las mujeres sobre sí mismas. En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Alma, Corazón, Vida Viajes. Barnés Contacta al autor. Tiempo de lectura 8 min. La actriz presenta 'La puerta abierta', una película de personajes femeninos, de lucha, de segundas oportunidades enmarcada en el duro ambiente de la prostitución. Lo que piensa una prostituta de sus clientes, dicho con total sinceridad.

La Ley de Seguridad Ciudadana castiga de rebote a las prostitutas La 'ley mordaza' sólo castiga, en apariencia, a los "demandantes" de sexo, pero las prostitutas pueden incurrir en desobediencia si lo siguen ofreciendo. Por Ana Goñi 1. Todo lo que deberías saber sobre las prostitutas, explicado por una experta Por Héctor G.

Respondiendo al comentario 1. Recuerda las normas de la comunidad. Por Fecha Mejor Valorados. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos.

Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada o no judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. La historia de Anna, nigeriana, que recibió el 4 de mayo la caricia del Papa y espera el milagro de su curación del sida, aunque yace en fase terminal de esa enfermedad en un hospital de Rímini.

Historias de todo tipo y especie, de violencia, de abusos inauditos, de vergüenza, dolor, humillación, abortos, muerte, lujo, dinero y droga. Tenía 80 años y era la mejor, ya que solo hacía trabajos orales. Hoy, con marido e internacionalmente consagrada como reporter, la prostitución es una anécdota olvidada en su vida: Y cuando pagan las mujeres: Las que no tienen nombre, ni tumba, ni una oración de adiós, ni una flor a su recuerdo.

Las que llegan a la Morgue desmembradas, decapitadas, despojos humanos que un día no muy lejano formaron una guapa muchacha que soñó, amó y se rebeló contra su destino. Sus asesinos quieren demostrar que el juego va en serio; nosotros, los testigos, no albergamos la menor duda. Esta investigación periodística se completa con una visión de las diferentes posibilidades que rodean el negocio, incluyendo la pornografía.

Se ha dado también esa definición a una muchacha que, sin ser prostituta, es metida en el mismo saco cuando interpreta una película porno. Entrevista con una protagonista de las mismas, que explica los entresijos del sexo para mirones.

Las exigencias de los clientes, la larga lista de los sueños y fantasías masculinas, que a fin de cuentas es exigua. Mi juventud, por una serie de circunstancias afortunadas, me llevó a vivir en círculos exclusivos, la prostitución constituía entonces una leyenda de mujeres que se hacían ricas follando: La superficialidad de mi actitud cambió cuando, recién llegada de Italia, decidí comprar en Madrid un pied-à-terre para habitarlo durante mis breves permanencias aquí.

No consulté con nadie y compré un estudio. Existía, como es obvio, la otra cara de la moneda. Empecé, por lo tanto, por allí, a recoger testimonios en la calle donde había vivido y de donde había salido huyendo. He intentado conservar el lenguaje coloquial, a veces desenfadado de esos testimonios. Diario El Mundo, 21 de febrero de Particular, estudiante tímida pero morbosa. Hago todo lo que quieras pero al natural. Hay quien cuenta su vida en pocas frases, como Lorena, que se autodefine madura y preciosa: Comienzo mi investigación en primera persona: El periódico, en un recuadro bien visible publicita la necesidad de señoritas para contactos y que la ganancia mensual mínima es de Me ofrezco para el trabajo a una voz impersonal: Al otro lado del auricular la mujer me hace la pregunta fatídica: Ataco de inmediato con una demoledora pregunta que anula todos los prejuicios burgueses y sobre todo el principio sacro de que la institución matrimonial se basa en un contrato excluyente y exclusivo: Mí interlocutora no se inmuta, como si recibiese a diario este tipo de pedidos.

Pero es una suerte, así me siento menos avergonzada. Se dedican a la publicidad, son deportistas, con pecho bien formado, cinturita, unas medidas de Hay modelos que salen en revistas, en televisión, en Playboy, hay señoritas guapísimas. Su trato es muy especial, son muy cariñosas y muy complacientes. Te costaría entre Me marco un farol. Hablo con mi marido y te vuelvo a llamar… No sé cómo escapar de esa mujer tan amable que me enumera todo lo que tiene en su mercado de carne humana, tengo la impresión de que estamos hablando de un pavo para Navidad.

Ella no quiere cortar: Son muy guapas, te lo digo de verdad. Estamos en la calle Huertas, No es agradable tener que pagar a la chica; ni para vosotros ni para ella. Existen dos tipos de prostitución: María José induce a hacer una reflexión sobre el papel de los medios de comunicación.

Oferta y demanda El objetivo del estudio era dibujar el perfil de la persona que se ofrece y, analizada la oferta, obtener el perfil de la demanda. Se cogió una semana entera, de lunes a domingo del 10 al 16 de enero de Se eligieron tres periódicos de tirada nacional: El Mundo, El País y Diario Dentro de los anuncios aparentemente personales, tenemos los de agencias y los particulares.

Era, por tanto, una agencia, y había que contrastar los teléfonos. Unos señalan características físicas de las personas: Otros, servicios sexuales aparentemente atrayentes: Acaríciame en tu casa. Contactos a altísimo nivel. Edad mínima dieciocho años. Se asegura la discreción e incluso algunos avisan de que la casa adonde ha de acudir el cliente no cuenta con portero.

En esa muestra hay un total de 1. De ellos, treinta ofrecen la entrega total al cliente para que este pueda satisfacer todos sus deseos, sin límites. Esta conducta lleva implícita la anulación total de la personalidad de la prostituta.

La mayoría oscila entre 6. Hotel, domicilio propio y un alto porcentaje en el local de la agencia que no se declara como tal.

Los anuncios de las agencias: El resto es prostitución masculina. Aunque hay un alto porcentaje de anuncios nuevos que aparecen en este día: El límite lo pone el cliente. Ganancias que aportan los anuncios El total de publicaciones breves en una semana es de 5. Un módulo cuesta 7.

Si lo trasladamos al mes, son 38 millones de pesetas; al año, millones de pesetas. No, esto es solo una parte del capital que mueve la prostitución. Aquí hay que sumar el gasto que hace el cliente: Trabajamos con señoritas entre 18 y 25 años, generalmente estudiantes, modelos, empleadas, amas de casa. Siempre puedes ver al cliente antes de que él te vea a ti. Los ingresos oscilan entre uno y cuatro millones de pesetas mensuales.

Ideal para extranjeras que quieran regularizar su estancia temporal en España. Te recordamos que esta actividad es legal desde el nuevo Código Penal de Durante una cena en casa de gente de alto standing, alguien me da el móvil de Patricia, una argentina que controla a un grupo de chicas que cobran un millón de pesetas por noche.

La llamo intentando un encuentro: Acepta como normal que él acuda a un lupanar a buscar hembra, pero comprende que desprecie en el fondo de sí mismo a la mujer que paga, para ella no vale el principio de igualdad. Quien se vende y quien paga a quien se vende pertenecen a la misma raza, sin distinción.

No tengo ni la menor idea de dónde se consigue un pasaporte falso, y le advierto: Ella insiste pero no puedo conseguirle lo para mí inconseguible, aunque si pudiera tampoco lo haría. Patricia juega su baza en que la historia de una mujer que ejerce la prostitución es algo muy íntimo, muy privado. Por una casualidad le mando un cliente: Pero Patricia le da a mi amiga, a quien acompaña su marido, cuatro citas en una noche en sitios distintos, el encuentro previsto para las veinte horas se produce a medianoche.

Mi amiga y su marido eligen en el book de Patricia una joven que parece una teenager: El matrimonio sale del encuentro convencido de haber equivocado todo en la vida… Dejo pasar unos días y la vuelvo a llamar: Mi farol es desmesurado pero cuando uno dispara una gilipollez enorme lo hago a menudo el interlocutor siempre pica. No puedo aceptar; el presupuesto que tengo para pagar el tiempo de las mujeres no me lo permite.

Patricia me hace una propuesta distinta: Tampoco puedo ayudarla en eso. Cuelgo verde de envidia, imaginando a Patricia desnuda y encremada, haciéndose un masaje: Como se dice en italiano: Mireia acaba de dar a luz; la veo avanzar por el pasillo de la casa que regenta en un barrio muy exclusivo de Barcelona y no sé cómo me la imaginaba después de nuestras innumerables llamadas telefónicas, pero es una mujer joven, rubia, sin nada de maquillaje: Si la observas mejor, su mirada denota rapidez mental, no sabría decir si también inteligencia.

Paco, su marido, ex pintor y decorador en Venezuela, me muestra con orgullo la casa donde nada es lo que parece: La primera habitación tiene las paredes forradas con una tela levemente aterciopelada, con grandes vetas negras y blancas, imitación de piel de cebra. Una gran cama redonda preside la habitación, y a corta distancia del lecho, una jacuzzi. Cada dormitorio lo tiene, de diferentes tamaños y de distintas formas.

La impresión que se tiene al entrar en las habitaciones es que uno ha retrocedido en el tiempo, a principios del siglo XX o finales del XIX. Una mampara de cristal rompe la atmósfera kitsch, tal vez deberían haber puesto un vitral art déco o art nouveau. El cristal blanco indica la ducha y en una pequeña habitación, separado, hay un bidet.

Me muestran con amabilidad la vieja casa y en el salón hay varias chicas y muchachos vitaminizados, se ve que todos pasan muchas horas del día en el gimnasio. El marido de Mireia, notando mi sorpresa al ver a los chicos, dice: Refiriéndome al porno, ensalzo el éxito de la iniciativa: Y sí, ochocientas mil pesetas es mucha pasta pero la belleza absoluta, la juventud, el templo sacro que debería ser el cuerpo de esa diosa de chocolate, vendido por un rato a quien pueda pagarlo, me da la impresión de que se deprecia, siento tristeza.

Mireia percibe al vuelo mi incomodidad y aclara: En ese momento suena el timbre de la puerta, en el vídeo se refleja un hombre gordito y no muy alto, sería el contable perfecto de cualquier empresa. Me sorprendo porque estamos en horario de oficina.

Las chicas se agitan, todas quieren que las vendan a ese cliente en especial. Tuvo el orgasmo a los diez minutos. Lo dicho, este es un negocio, implicaciones morales aparte, vencedor. Es una persona interesante y muy disponible. Ya se sabe, el karma y todo eso. Cada apartamento tiene un jacuzzi. Lo que hacen siempre es meterse con el cliente, juguetear un poco, a veces darle un masaje y luego, a partir de ahí, meterle en la cama.

Hubo un caso en el puticlub que a una de las chicas se le escapó un poco de sangre y el cliente se puso furioso. Ella le dijo que le acababa de venir, él le contestó que si fuera ella, estaría en casa cuatro días con las piernas levantadas tomando el sol o leyendo un libro y no trabajando. El tío no quiso pagar. No, porque no es una actividad legal. Concha ha dicho algo que parecería estar en contradicción con la Ley sobre la Prostitución de , y se lo hago notar. Creo que es ilegal, pero no estoy segura… I: Tampoco te lo sé decir.

Imagino que se le metería en un coche y se le llevaría al hospital. No a la fuerza, hay hombres que no llaman por teléfono, sino que se pasan por allí. A veces vienen dos amigos y yo estoy sola. No durante todo el día. Yo no hablo así, vendo a las chicas de otra manera; soy buena, sobre todo para los negocios en diferentes idiomas, para gente que viene del extranjero.

Imaginemos que soy un cliente y quiero una chica, véndemela. Lo primero que preguntan es si tengo servicio, digo que si. Empieza a hablar en inglés. Me has casi convencido. C en español otra vez: Sí, pero es un riesgo que asumen. Yo como encargada tengo la obligación de verificar antes, de asegurarme adónde van. Si alguno me dice que solo tiene móvil, contesto: No, algunos mientras esperan me preguntan qué hago yo allí, si es mi profesión permanente, algo normal.

De todo, hay chicos jóvenes de veintidós o veintitrés años, muy guapos, atractivos, pero muy tímidos, que son capaces de ahorrar durante una semana, porque una hora vale cuarenta mil pelas: Me acuerdo muy bien de un chico que era muy inseguro. Había estado con una tía con muchísimo pecho, que se había operado, una salvadoreña, una tal Malena. Ella se va de compras todos los días: Me dijo que había ido a una doctora en Madrid muy conocida y que le había cobrado ochocientas mil pesetas por una liposucción, pero no solo de aquí se señala las cartucheras sino que le quitó toda la grasa del cuerpo entero, la ha dejado preciosa.

Esta es una tonta perdida, no sabe nada, no lee y habla así la imita: Viene a las doce de la noche, se acomoda en su habitación y espera a alguien, si no la vendo, se queja al patrón y debes saber que en la casa se graban todas las conversaciones, todas.

Así que el patrón podía escuchar perfectamente que el cliente decía: Luego la ves en la calle y dices: La vi un día fuera de aquí y parece una emigrante.

Por la calle va totalmente diferente: Es por la noche cuando se transforma. Por un anuncio en la prensa: Fui y me entrevistó el dueño, en una de esas camas kitsch tan horribles que tienen, me hacía preguntas como si fuera el director de una ONG en vez de un empresario de prostíbulo.

Empezó a enumerar lo que quería de mí. Puede ser, sé que las putas quieren que me echen. Me hacen malas jugadas. Pero yo en lugar de bajar la cabeza, cuando ellas se portan sin educación ni respeto hacia mí, paso de ellas, hago mi trabajo, me voy a mi casa y vivo otra vida.

Pero aguantar, he aguantado hasta el aburrimiento. Con la que peor me llevo es con Malena, que es una protegida de la agencia. Sí, es una chica que formó la agencia: Hasta tiene su piso a cien metros de la agencia y ella, como no tiene amigas, todas las confidencias se las hace al dueño de la agencia. Estos sí que no saben absolutamente nada de su actividad. Vive una doble vida. Le pregunté qué hacía cuando veía a su novio.

Me dijo que se iban a cenar y a las doce se marchaba. Esta es una regla general de todas las agencias de contactos. Pero hay un amigo de él que llamó para que le enviasen una chica y como Malena estaba disponible, la mandamos. En la casa existe una norma: Ella llegó a la puerta de abajo, tocó el timbre y él abrió, pero no sé por qué razón, el tío bajó, en lugar de esperarla arriba, ella le vio venir y le reconoció: Una cosa similar le pasó a otra chica.

Es una de las que nunca duerme en la agencia, secretaria de dirección de una empresa italiana situada en Barcelona; una que la ves y piensas de todo menos en esto. Su nombre artístico, artístico por llamarle de alguna manera, es Susana. Se parecen como dos gotas de agua. La conozco, la he entrevistado.

Ella es secretaria y habla muy bien italiano e inglés. Tiene clase para dar y tomar. Un día llamaron para un servicio en un hotel. Me llamó desde el hotel acojonada: Le vio antes de que él la viera a ella, salió pitando. No era su jefe, sino el director general, el que viene una vez al mes, dos días para ver qué tal va la empresa. Podía haberse quedado, lo mismo cambiaba su destino, la ascendían… C: Para mí lo del puticlub es temporal, para salir adelante y sacar algo de dinero, tenía las arcas totalmente vacías.

No es por desanimarte pero si las chicas del puticlub te hacen la guerra tienes las horas contadas. Las putas me hacen la guerra pero yo nunca miento, si un cliente me pide una Brigitte Bardot de veinte años no voy a mandarle a una horrible de setenta. Sí, una que hace de todo. Todo el repertorio guarro: No te cachondees que hay quien lo pide: Vive sola con su hija y es capaz de dejar a la niña de tres o cuatro añitos, ir, follar y volver, es la forma en la que hace dinero.

Tal vez ellas no son drogodependientes, pero involucran al cliente. Una chica drogodependiente no se libera nunca de la prostitución. De estas que trabajan en Reus te aseguro que no hay ninguna drogodependiente, eso se nota.

Yo nunca tuve la intención de llevar a nadie al huerto, estoy allí por mi sueldo, no quiero una propuesta, ni indecente ni decente. No se considera hermosa. Mide 1,75 y pesa 58 kilos. Su cuerpo proclama a gritos que ha sido trabajado en el gimnasio, no tiene un solo gramo de grasa, atlético y armonioso. Sí, paso muchas horas en él. Eso no tanto, no, aunque ya ha pasado. Eran bastante distantes los dos. No, no me trató con la familia.

Mi intento de un cuestionario freudiano, que le haga abrir su corazón, se estrella contra su hablar escueto, el muro de privacidad que ella ha alzado entre las dos. Tanto vale, entonces, entrar de lleno en el meollo de la cuestión: Fue de una manera casual, me independicé y me hacía falta dinero para un recibo y un señor en el metro me ofreció ayuda a cambio de… I: Me dejó su teléfono y cuando me pasó eso, le llamé y acepté.

Hacía mi trabajo normal y luego tenía contactos con ese señor. Sí, desde que era pequeña. Bueno, en realidad esa no fue la primera vez. También hice una pequeña incursión en una sauna y fue con un psiquiatra precisamente… Susana comienza a deshilvanar sus recuerdos, se nota que había cancelado de su vida las humillaciones; con lo peor que puedes hacerle a una ofensa: Sí, fue con un psiquiatra la primera vez, ahora que lo recuerdo bien.

Fue muy brusco, muy bruto. I abro los ojos desorbitados, al tiempo que pregunto incrédula: Sí, fue muy decepcionante porque me trató muy mal, de una manera muy salvaje y cruel. Le daba morbo hacerme daño. Es una manera de sobrevivir, simple y llanamente.

Eres muy guapa, podrías emprender otro tipo de actividad… S: Sí, pero te cierran las puertas en todos lados: Si me quiero poner a limpiar, no me cogen, y si me quiero poner de camarera tampoco.

Es un lío y la sociedad no te acepta. Cuesta hacerte un hueco. Sí, algunas veces sí. Susana introduce un elemento nuevo. Siempre coges cariño, pero tanto como enamorarse es muy difícil porque hay tensión en una relación de este tipo. A alguno no, les da rechazo, por pena o porque se sienten intimidados.

Los de edad media no, a ellos no les suelo gustar. Todos dicen que me parezco a Sharon Stone. No, no puedes decir que no. Y hay que tener mucha vida interior para aceptar a todo el mundo. Sí, no hay problema. Aunque es complicado, claro.

No lo sé, pero es posible que sepan algo. Pues intimidada, en esto hay mucho enfermo, mucho obseso, mucho reprimido y te toca a menudo ese tipo de hombre. Llega un momento en que te das cuenta de que si se le cruzan los cables, te puede pasar algo.

Y de setenta… S: Me dijeron que cuarenta mil pesetas a la hora. No, ese es un tipo de contacto que te sale una o dos veces a la semana. Conozco a una mujer llamada Patricia que dice que sus chicas ganan un millón de pesetas por noche. Creo que es mentira pero podría ser verdad. No, tan agresivos no han sido nunca. Sí, lo piden, pero yo no lo hago.

Muchas chicas no lo hacen. Cinco o seis días. Te voy a comentar algo: Para toda la vida. Hay una gran falsedad y un gran martirio en este trabajo, nadie te ayuda. Es una lucha constante diaria. Sí, algunos van de enamorados, pero son muy falsos. En que tengo experiencia y en que se ve que no es cierto. Entonces es obvio que lo hacen para conseguir de ti mayor entrega, lo que siempre es gratificante. Es un juego y yo les sigo la corriente. Porque es menos complicado y también porque te pueden caer bien.

Sí, pero sobre todo temen al compromiso. Sí, la mayoría, porque esto se conoce como un vicio y tienen miedo a engancharse. Creo que sí, pero siempre las hay mejores. Sí, también, un cincuenta por ciento de las veces me lo piden.

La verdad es que sí, me siento invadida. Ignoro que al ser viernes en la ciudad sucede un fenómeno parecido al de Nueva York: Me desespero porque sé que llegaré tarde y efectivamente llego con una hora de retraso.

Ella ya se ha marchado pero vive al lado del bar, llamo y baja enseguida. De cabellos negros, largos y sedosos, sin nada de maquillaje, con una piel blanca de seda pura, una nariz perfecta y unos ojos negros donde se deposita toda la ternura de este mundo.

Lleva pantalones negros anchos y una camisa blanca inmaculada. Sandalias de charol negro sin tacón. Mide cerca de 1,80 de estatura. A las doce menos cuarto empiezan a apagar las luces con intermitencia de tres minutos.

Creo que tuve la misma infancia que tiene todo el mundo. Eso es muy genérico, no hay una infancia igual para todo el mundo. No fue fabulosa, pero estuvo bien. Mi padre me quiere pero no es demostrativo, nunca me trató mal. Tampoco tuvimos un montón de dinero, pero sí el suficiente para vivir. No mucho, he tenido bastante; cada persona tiene cosas que desea y siempre deseamos algo que no tenemos, pero no había nada especial, claro que deseaba ser muy guapa y… I: También tener ropa bonita, cara, ser como una actriz de Hollywood y todo eso.

Soñaba esas cosas cuando niña, pero nunca me faltó de nada, ni ropa ni comida. Vine aquí hace casi dos años. Llegué con mi ex novio que me dejó y como estaba en una situación horrible, sin amigos, ni dinero y sin hablar el idioma, llamé a una amiga mía que vive aquí. Es paisana mía y me dijo que tenía unos conocidos, buenas personas, que podían ayudarme. No explicó nada, solo me dijo que podían darme trabajo y yo como no tengo papeles y… I: Hablé con ellos y no tenía ni idea de lo que se trataba, nunca pensé que se tratase de eso y sobre todo nunca pensé de que yo pudiera hacerlo.

Tenía miedo de coger enfermedades… I: También tenía miedo de que me tocase una persona loca, pero el dueño de la casa me dijo que conocen muy bien a casi todos los clientes, que por qué no probaba y si no me gustaba lo dejaba, que no pasaba nada. Pienso que es un trabajo… I: Se puede ganar bastante pero es un trabajo duro.

No muchos, porque el dueño me ha dicho que no me interesa tener un montón de hombres a la semana; depende: Con la cara y el físico que tienes en cinco minutos te enamoras y te casas. Nadie sabe lo que hago, mi familia y todo el mundo piensa que estoy de camarera pero así no puedo sobrevivir, tengo muchos gastos y esto es algo que me ayuda.

Sí, se paga doble. Depende del tipo de trabajo, yo no hago muchas cosas: Es… Eso es una cosa muy rara y aquí se trata como algo normal. No; hay muchas personas con las que tengo casi amistad; tengo un hombre que viene a llorar. Solo se suele llorar por esas cosas, y por tantas otras, la verdad… M: No, es un pobre hombre que tiene una vida… es una persona muy sencilla, me sabe muy mal por él, es muy buena persona, de verdad, pero no tiene amigos, no tiene nadie con quien hablar.

Y habla conmigo, llora como un niño, me cuenta todo. No sé por qué, no sé qué pasa con las relaciones entre mujeres y hombres. Vienen muchos hombres casados y dicen que casi no hacen el amor con sus mujeres o que lo hacen una vez en dos o tres meses. Este trabajo tiene momentos que parece una sala terapéutica, creo que he tenido suerte con los clientes, nunca he tenido problemas. Por eso lo hago con la agencia, eso es una cosa y otra ponerte en la calle. Horrible, horrible, estaba tan asustada… Era un cliente que llevaba muchos años con la agencia, después me sentí mal, sucia.

Como profanada en algo que ya no se puede recuperar… I: Sí, pero sentí un asco indescriptible… Pero bueno, poco a poco me he ido acostumbrando. Te pone en enormes dificultades el hecho de irte con una persona que no conoces.

Tal vez si lo hubiese tenido ya lo habría dejado. Pero había un plazo para ir a la policía y hacerse los papeles gracias a la nueva ley. Es que tengo miedo de ir a la policía. Yo intento arreglar su vida con un frustrado sentimiento maternal y, como una sobreviviente nata, comienzo a inventar o descubrir salidas a su situación. Puedes decir que eres estudiante. Ya voy a una escuela.

Pero así no puedo conseguir los papeles. Pero no soy feliz. Tengo una idea de cómo quiero vivir mi vida y sigo con ella: No pienso mucho, no quiero pensar mucho. Sabes que esto es transitorio. Nunca se sabe, hay personas normales, pensaba que estas cosas solo las hacen hombres con problemas o gente rara. Los que se van de putas son personas normales; hay chicos jóvenes que tienen esta costumbre y se van con putas, casi como si fueran a tomar copas, no lo ven nada raro. Pero no creo que lo encuentre por aquí.

Cuando deje este trabajo puede ser que… I: A otra ciudad seguro. No es solo eso, también es porque… I: Te trae malos recuerdos. Empezar mi vida en un sitio nuevo, si tengo los papeles puedo vivir en Inglaterra o voy a Madrid, no sé. También estudio español en la Escuela Oficial de Idiomas y no sé, me interesan algunas cosas. La cosmética, me gustaría tener mi centro de estética un día. Ese es un buen incentivo para ahorrar, tienes que hacerlo para conseguirlo.

Para eso no puedo ahorrar porque tendría que trabajar muchos años ríe y no quiero. Mientras lo estoy diciendo ya me arrepiento, es una frase hecha y que no tiene sentido: Pídele un préstamo a alguno que va por ahí.

Marta ni se ofende por mi comentario ni lo analiza en su vacuidad, se ve que es una persona sana. Tal vez me toque la lotería o me encuentre un cliente muy generoso.

Casi un año, creo, pero pronto cambiaré mi manera de vivir. Estoy un poco harta, es duro, muy duro. Ahora no, no he tenido suerte en el amor, ni en mi vida, y por eso no tengo novio de momento.

Marta se queda como en suspenso, su vista se ensombrece de tristeza y melancolía. Que cuando una persona tiene un sueño todo el universo conspira para que ese sueño se haga realidad.

Pero no sé, en mi vida, a veces sueño… La entrevista con Marta se hace casi imposible, por la prisa que tiene y por los camareros que lanzan miradas y bufidos de impaciencia hacia nuestra mesa, pero no sé qué hacer para que se sienta cómoda y me hable en profundidad de sí misma, ya que comienza a responder como Susana, casi con monosílabos.

Sí, pero todo eso hay que pagarlo y una escuela de estética es muy cara. Medio millón para obtener un diploma… I: M ríe de mí, que improviso sobre la marcha: Tengo que pagar el piso y todo, tengo muchos gastos; también mando dinero a mi madre para ayudarla. Sí, en la Caja de Cataluña. Sí, desde septiembre me ponen en una escuela. Pues yo voy a que me pongas guapa, perdón, a que hagas un milagro.

No mientas que vas a ir al infierno. Ya te dije que hablo con el dueño y me da personas que hacen cosas casi normales. Aunque no estudiaba, se movía en el ambiente universitario y sus amigos universitarios contribuyen a su formación; leía mucho y crecía culturalmente.

Tenía 22 años; hacía un año que se había marchado de la casa de su padre. En el año 69 se fue a Dinamarca. Regresa a Verona, pues estaba enamorada de un militar norteamericano negro que residía allí. Lo quería locamente, a pesar de lo mujeriego que era y de lo que por esto le hacía sufrir, pero no quería casarse con él 4. Vuelve a trabajar en night. Comienza a conocer prostitutas.

No quiere continuar en el night y se emplea en una empresa de cosméticos como esteticista visitadora. Nunca se había prostituido y ni siquiera pensaba en ello. En el bar, muchos hombres le proponían a Carla relaciones sexuales a cambio de dinero 6. Pia y Carla viven juntas. Nuestra protagonista no conseguía encontrar trabajo y vivían del dinero que Pia ingresaba prostituyéndose. Como no admitía esta situación de dependencia económica, que le desagradaba profundamente, piensa, entonces, en la posibilidad de prostituirse: No estaban en el otro lado de la barricada, como las consideraba la gente.

Para mí eran personas vencedoras, ni víctimas ni mujeres que hay que exorcizar. Pia me parecía fuerte, segura de sí misma y de su trabajo Empezó, así, una vida de prostitución y diversión. Salían, una noche o dos a la semana, a prostituirse y obtener lo mínimo para vivir dignamente, dedicando el resto del tiempo a pasarlo bien.

Se prostituía, pues, a tiempo parcial. Las cosas le iban bien. Dejan de trabajar y siguen prostituyéndose para obtener dinero: Acudían a bares, discotecas y night para conseguir clientes. Por tanto, Carla pasa de ejercer la prostitución a tiempo parcial, a hacerlo a dedicación completa; y pasa, también, de trabajar por cuenta ajena, en locales, a hacerlo por cuenta propia. Ejerce la prostitución de día, no le gusta trabajar de noche. El ejercicio de la prostitución en la calle y no en los locales es un modo de ganar autonomía, de no trabajar para nadie, de conquistar libertad con respecto a los hombres, de librarse de la explotación laboral.

Permítasenos una larga cita, pues vale la pena escuchar sus palabras:. Para empezar, no te hace padecer físicamente, porque la gente quiere oírte decir que te has sentido violada, violentada, que has puesto a la venta tu alma. Te pones a la venta porque necesitas dinero. Así se han emancipado, porque ahora lo ganan bien, y tienen un tren de vida que nunca habrían soñado. A lo mejor él les hubiera pegado porque bebía, habrían parido tres o cuatro hijos y no habrían podido vivir bien esa maternidad, así que ni siquiera habrían tenido la alegría de la maternidad.

Han pasado de esa situación a otra, indudablemente mejor, por lo menos ya no dependen de una figura masculina. Pero en mi caso, la causa principal, lo que me empujó a prostituirme no ha sido sólo el dinero sino fundamentalmente el rechazo a las reglas fijas. También han contado sus características.

He estado en Rusia y estaba llena de prostitutas, y sin embargo, todas las mujeres trabajaban, pero lo hacían por lo superfluo, por el consumismo que fascina siempre, sobre todo a quien no lo tiene.

Lo hacen para tener unas medias bonitas, el vestido de moda, para ir a los hoteles lujosos sólo para extranjeros, donde ni siquiera pueden entrar. Tengo que confesar que, incluso al principio, iba a trabajar con gusto.

Solemos ver a las prostitutas como unas desgraciadas, marginadas y desamparadas, y nos negamos a admitir, nos escandaliza, que las prostitutas puedan experimentar una serie de placeres en el ejercicio de la prostitución. Carla reconoce la existencia de estos placeres y habla de ellos. Señala la sensación de riesgo, que le excita, el placer de la transgresión y el de sentir poder o dominio sobre los clientes, sobre todo durante la negociación del precio del servicio.

Ante esto, a Carla le atemoriza y produce ansiedad pensar en el futuro e insiste en la necesidad de que las prostitutas aprendan a ahorrar para enfrentar su vejez. Solemos tener, configurar y necesitar una imagen estereotipada de las prostitutas, en virtud de la cual son víctimas de sí mismas, de la sociedad y de los hombres 14 , unas perdedoras, unas desventuradas de quienes compadecerse.

Pero esta imagen es eso: De hecho, Carla, como otras prostitutas, no se amolda a ese tópico: Evidentemente he sufrido por las dificultades de la vida, pero como todos. No quiero ser víctima de estos sufrimientos:

Aquí te explicamos nuestros motivos. Entonces conocí a otra estudiante que era prostituta y que ganaba muchísimo. Elisa expresa su desacuerdo conmigo, con dulzura. Lo mismo vale para esas veces que sonreías y decías que parecía que tenía 17 años. Mi amiga y su marido eligen en el book de Patricia una joven que parece una teenager:

0 comments

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *